¿Miedo a la Ansiedad?

Rubi@s, Moren@s, de cualquier parte del mundo, raza, religión o creencia. Tod@s alguna vez hemos experimentado esa “terrible” sensación de Ansiedad, de que se nos escapa algo y no lo controlamos….pues os traigo una página muy interesante que espero que os sirva de ayuda 🙂

Como siempre, un abrazo aquí, un abrazo allá, mil gracias en cualquier lugar que estéis, y que hacéis posible este espacio gracias a vuestras visitas 🙂

http://www.desansiedad.com/

CÁNCER DE PRÓSTATA Y PSA

El Cáncer de Próstata (CP) es la neoplasia más frecuente en varones en E.E.U.U., y la 2ª causa de muerte por cáncer, después del de Pulmón.
En España es el 2º en frecuencia, y el 3º en mortalidad tras el cáncer de Pulmón y el de Colón.
El tipo más frecuente es el Adenocarcinoma de Próstata (ADC) que constituye el 95% de los CP.

Factores de Riesgo del CP:

La EDAD: la incidencia del CP aumenta con la edad. Hasta el punto que en varones > 80 años la incidencia es del 80%. Pero tengamos en cuenta que no es lo mismo que haya histológicamente una alteración prostática con que se manifieste clínicamente. Así pues se estima que un varón > 50 años tiene un riesgo del 42% de desarrollar un CP, un 9,5% de que éste sea clínicamente evidente, y un 2,9% de morir por el mismo.

Factores genéticos y familiares: existe un doble riesgo en aquellos que tienen antecedentes familiares de CP (Padre o hermano). También determinados estudios han demostrado la sobreexposición del Gen BRCA-1. Las personas afroamericanas tienen una mayor incidencia de lesiones prostáticas (y por ello mayor probabilidad)

Otros factores son la exposición a factores ambientales como el cadmio, determinados gases y fertilizantes, infecciones por determinados virus, los mayores niveles de testosterona, las dietas ricas en grasas saturadas (mantequillas, carnes rojas…etc) y factores como el tabaco (en grandes fumadores)

Los factores más influyentes en el desarrollo del CP son la edad y los antecedentes familiares.

Exámenes y estudios se realizan para el diagnóstico del CP.

  • Historia clínica y EF: tacto rectal.
  • Analísis de sangre: PSA.
  • Eco +/- Biopsia.
  • Rx, TAC, RMN….

Historia clínica del paciente y Exploración física: donde el Tacto Rectal es fundamental, y a pesar de las modernas técnicas diagnósticas no debemos olvidar el dicho en Medicina de “siempre ha de realizarse un tacto rectal salvo que el paciente no tenga ano o el médico no tenga manos”. Así pues el tacto junto con la determinación del PSA mejoran el rendimiento en el diagnóstico y prevención del CP.

ppppppp

ANTÍGENO PROSTATICO ESPECÍFICO (PSA):

¿QUE ES EL PSA?

El P.S.A. (Antígeno Prostático Específico) es un tipo de proteína (una glucoproteína) que es producida casi exclusivamente por el epitelio glandular prostático (por la próstata). Su análisis se realiza con una simple extracción de sangre.

Se convirtió en el marcador tumoral más útil en el diagnóstico y monitorización del cáncer de próstata (CP). Pero no debemos olvidar que un 20% de los cánceres de próstata poseen valores normales de PSA (de cada 100 varones con cáncer de próstata, nada más y nada menos 20 no tienen alterado el PSA)

Rangos normales del PSA:

Los valores normales de PSA sérico se consideraban entre 0 y 4 ng/ml.

Hoy en día tenemos que decir claramente que no hay una concentración específica normal o anormal del PSA en la sangre. En el pasado, la mayoría de los médicos consideraban hasta 4 ng/ml como valor normal del PSA. Entonces, si un hombre presentaba una concentración del PSA mayor los médicos usualmente recomendarían una ecografía y biopsia de la próstata para determinar si estaba presente el cáncer de próstata.

Pero no debe olvidarse que el PSA no es un diagnostico feten, ni directo del cáncer de próstata. Y siempre debe ir acompañado de una historia clínica completa y de otras exploraciones y pruebas. Algunos ejemplos:

Velocidad del PSA (PSAV), Densidad del PSA (PSAD, esta requiere de ecografía transrectal para determinar el volumen prostático), PSA específico para la edad (PSAEE) pues los valores normales de PSA se elevan con la edad (pudiendo ser totalmente normales valores de hasta 6,5 en varones de edades avanzadas).  La relación entre PSA libre (circulante no unido a a otras proteínas) y el PSA total.

 ¿Por qué se eleva el PSA? Tengamos en cuenta que los valores de PSA pueden verse elevados por diversos factores, fármacos y patologías que NO son cáncer de próstata como son la prostatitis (inflamación prostática, generalmente por infecciones), infecciones de orina, Hiperplasia Benigna de Próstata (H.B.P.) que es el agrandamiento de la próstata.

HBP = A medida que el hombre envejece, la parte interior de la próstata (alrededor de la uretra) a menudo sigue creciendo, lo que puede causar una afección común llamada hiperplasia prostática benigna (benign prostatic hyperplasia, BPH). Cuando se presenta esta afección, el tejido de la próstata puede presionar la uretra, lo que causa problemas al orinar.

La hiperplasia prostática benigna no es cáncer, aunque puede ser un problema grave para algunos hombres. Si se requiere tratamiento, a menudo los medicamentos pueden reducir el tamaño de la próstata o relajar los músculos que se encuentran en ésta, lo que usualmente ayuda a que la orina fluya. Si las medicinas no son útiles, puede que sea necesario emplear algún tipo de cirugía, tal como una resección transuretral de la próstata

No existe ninguna evidencia científica de que la prostatitis o la HBP sean causa de CP. Lo que no descarta que una persona pueda tener CP y estas patologías. Por no decir que la concentración del PSA quizás varíe también un poco entre todos los laboratorios de análisis.

Elevaciones de PSA:

  • Fármacos.
  • Infecciones urinarias.
  • Registro defectuoso laboratorio.
  • HBP
  • Cáncer.

Los estudios más recientes han indicado que algunos hombres con concentraciones del PSA menores de 4,0 ng/ml presentan cáncer de próstata (20%), y que muchos hombres con concentraciones más altas no tienen CP (prostatitis, HBP, infecciones de orina…)

Ecografía transrectal y Biopsia: permite visualizar el tamaño de la próstata, asi como ver zonas hipoecoicas y dirigir de una forma eficiente la biopsia de zonas sospechosas.

TAC (Tomografía Axial Computarizada) y RMN (Resonancia Magnética Nuclear): Pruebas para el diagnóstico Locorregional (si hay CP, ver si está o no diseminado a otras partes del cuerpo), no son pruebas nada baratas, por lo que si no hay un determinado nivel de sospecha con las pruebas anteriores, no se realizan de rutina ni sistemáticamente sin una justificación lógica.

Otras pruebas son la Rx de tórax, la Gammagrafía ósea o el PET (tomografía por emisión de positrones) que se realizaran a juicio del facultativo y según las características y situación clínica de cada paciente.

“Screening” o medidas para diagnostico precoz del CP:

Hasta la fecha, ningún estudio ha demostrado fehacientemente que el diagnóstico y el tratamiento precoz del CP en la población general vaya acompañado de un beneficio en la supervivencia.

No obstante la FDA (Administración de Alimentos y Drogas) y otros organismos establecieron hace años “recomendaciones” (entiéndase lo que son recomendaciones) para la detección precoz del CP: “En adultos mayores de 50 años: determinación anual del PSA y tacto rectal”

Sin embargo, conforme se ha sabido más acerca de los beneficios y los perjuicios de esos exámenes, algunas organizaciones han comenzado a advertir en contra de estas recomendaciones y exámenes rutinarios en la población. Aunque algunas organizaciones aún recomiendan el análisis del PSA, hay un consenso general que cualquier hombre que esté pensando hacerse los exámenes deberá primero recibir información detallada de los posibles perjuicios y beneficios (léase más adelante)

¿Qué pasa si me hago un examen rutinario de salud o un reconocimiento médico y me sale el PSA “elevado”?

Lo más lógico es que su médico recomiende otro análisis del PSA para confirmar el valor original. Si la concentración del PSA es alta aún, el médico tal vez recomiende que el paciente siga haciéndose análisis del PSA y tactos rectales en intervalos regulares para observar cualquier cambio que se presente con el tiempo.

Si la concentración del PSA sigue aumentando o si se detecta algo anormal en el tacto rectal, su médico puede recomendar otras pruebas para determinar la naturaleza del problema (en busca de una infección de las vías urinarias por ejemplo) u otros exámenes como una ecografía transrectal, una Rx, o una cistoscopia.

Si se sospecha la presencia de cáncer de próstata, el médico recomendará una biopsia de la próstata.

¿Cuáles son las limitaciones y los posibles perjuicios del análisis del PSA para la detección del cáncer de próstata?

La detección del cáncer de próstata en un estadio inicial quizás no reduce la posibilidad de morir por cáncer de próstata.

Cuando se usa como examen de detección, el análisis del PSA puede ayudar a detectar pequeños tumores que no causan síntomas.

Algunos tumores que se encuentran por el análisis del PSA crecen con tanta lentitud que tienen poca probabilidad de amenazar la vida de un hombre (se suele decir a menudo “usted morirá antes de viejo o por cualquier otra razón que por este tumor”)

pro

La detección de tumores que no ponen la vida en peligro se llama “sobrediagnóstico” y el tratamiento de estos tumores se llama “exceso de tratamiento” (que dan problemas de infecciones, efectos secundarios de la radioterapia, disfunciones eréctiles, incontinencias urinarias y no olvidemos el factor psicológico y el condicionamiento sobre la vida de la persona y su familia que vivirán preocupados en su día a día por “tener un cáncer en la próstata”, el cual probablemente en estos casos, aunque no se tratara, no le daría síntomas, ni problemas de salud)

Otro problema del análisis del PSA es que puede presentar Falsos Positivos (FP) o Falsos Negativos (FN)

Un FP de una prueba ocurre cuando la concentración del PSA está elevada, pero en realidad no hay cáncer.

Un FP de un análisis puede crear ansiedad, y como decíamos anteriormente llevar a procedimientos médicos adicionales que pueden ser perjudiciales.

La mayoría de los hombres con un PSA elevado resultan no tener cáncer de próstata. Solo cerca de 25% de los hombres que tienen una biopsia de la próstata a causa de una concentración elevada del PSA tienen en realidad cáncer de próstata.

Un FN de una prueba ocurre cuando la concentración del PSA de un hombre es baja aun cuando él tiene en realidad cáncer de próstata. (20%)

En resumen y para no sobre-preocupar a las personas indebidamente:

  • Como siempre digo, ante cualquier sintomatología que Usted note extraña, acuda a su médico lo antes posible. Éste, le explicará y guiara sobre el proceso a seguir.
  • Tener un PSA elevado no es sinónimo de tener cáncer de próstata.
  • La próstata generalmente aumenta de tamaño con la edad, por lo que si todos los varones llegáramos a los 100 años de edad, prácticamente todos tendríamos problemas urinarios (por la HBP, que no es cáncer de próstata)
  • Si tuviera unos valores elevados de PSA según su edad y sus antecedentes: Para un correcto diagnóstico su médico realizará una H. clínica minuciosa en busca de factores de riesgo, antecedentes familiares y una exploración clínica correcta incluido el tacto rectal (DRE, digital rectal exam), así como repetir análisis de sangre con valores de PSA. Si el tacto rectal y el PSA estuvieran alterados o fueran sospechosos, su médico pedirá otros estudios más completos para valorar el tamaño y características de la próstata y la posible existencia de adenomas o tumores así como pruebas para valorar la extensión del tumor si este existiera.
Este artículo esta creado a partir de la experiencia profesional y de la información extraída y BIBLIOGRAFIA empleada y usada de varios artículos científicos de magníficos profesionales y especialistas que expongo a continuación:
1-Sobran las palabras de agradecimiento para quien fue magnífico profesor mío y de muchos, excelente y excepcional profesional, y que sería un pecado por mi parte intentar resumir en estas líneas su inmejorable trayectoria. Gracias Juan Jesús y a todo el equipo de Oncología de Salamanca: J.J. Cruz Hernández  “Oncología Clínica”, “Lecciones de Oncología Médica”. (Catedrático de Oncología Médica Universidad de Salamanca, Jefe de Servicio Oncología Médica del Hospital Universitario de Salamanca)
2-Instituto Nacional del Cáncer
3-American Cancer Society
4-Thompson IM, Pauler DK, Goodman PJ, et al. Prevalence of prostate cancer among men with a prostate-specific antigen level < or =4.0 ng per milliliter. New England Journal of Medicine 2004;350(22):2239-2246.
5-Andriole GL, Crawford ED, Grubb RL, et al. Prostate cancer screening in the randomized Prostate, Lung, Colorectal, and Ovarian Cancer Screening Trial: mortality results after 13 years of follow-up. Journal of the National Cancer Institute2012;104(2):125-132.
6-Moyer VA on behalf of the U.S. Preventive Services Task Force. Screening for prostate cancer: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Annals of Internal Medicine 2012; 157(2):120–134.

LOS BLOQUEOS DE RAMA DERECHA E IZQUIERDA EN EL ELECTROCARDIOGRAMA

Con relativa frecuencia acuden a las consultas de cardiología personas muy alarmadas porque en un Electrocardiograma (ECG) realizado de manera rutinaria, en un reconocimiento médico de empresa o en un estudio preoperatorio, se les ha encontrado un “Bloqueo en el corazón”. Ellos se encuentran bien, no notan síntomas de ningún tipo, pero eso del Bloqueo suena tan mal… Además en el Centro donde se les ha practicado el ECG les han recomendado acudir al cardiólogo. Vamos a intentar explicar lo que estos “Bloqueos” significan.

Las células cardiacas, para contraerse de forma sincrónica, necesitan de un estímulo eléctrico organizado, que vaya estimulando a cada célula en su momento adecuado. Este estímulo viaja desde donde se origina, habitualmente en una agrupación de células situadas en la Aurícula Derecha (Nodo sinusal), hasta alcanzar las células más distantes de los dos ventrículos, el derecho y el izquierdo. En la unión de las aurículas con los ventrículos, el estímulo pasa por otro grupo de células especiales que se llama Nodo Aurículo-Ventricular, y de ahí salen las dos ramas ventriculares, que se denominan Rama derecha e izquierda, dependiendo del ventrículo al que se dirijan. Esta red especial de conducción eléctrica recibe el nombre de “Sistema de His-Purkinje”, en homenaje a los científicos que lo estudiaron, y en concreto las dos ramas ventriculares se llaman “Haz de His” El problema de los “Bloqueos de rama” consiste en que el estímulo eléctrico “viaja” más despacio por una rama ventricular que por la otra. Comenzaremos diciendo que realmente la palabra Bloqueo es inadecuada, ya que no se bloquea nada, el estímulo siempre pasa, pero lo hace más despacio. El término más correcto es el de “Retraso en la conducción por la Rama Derecha o por la Rama izquierda”. Este retraso, que puede ser más o menos importante, ocasionará unas alteraciones en el ECG que son bastante significativas y fáciles de detectar por cualquier médico entrenado en el informe de electrocardiogramas. Resumiendo, no hay bloqueo ninguno, el estímulo eléctrico llega siempre a donde tiene que llegar, pero más despacio, ocasionando los cambios que se denominan “Bloqueos de Rama”. Y ahora viene lo más relevante para los alarmados “enfermos”: ¿Qué importancia tienen? Veamos. El Bloqueo de Rama Derecha del Haz de His (BRDHH) es muy frecuente en personas adultas, y su aparición generalmente no supone ningún tipo de enfermedad. Es menos común en jóvenes, aunque también puede verse. Cuando se detecta un BRDHH, lo más importante es descartar que haya alguna alteración cardiaca que lo haya originado. Para ello lo más habitual es realizar un Ecocardiograma, que nos dirá si realmente existe alguna cardiopatía o es simplemente un Bloqueo de los que no tienen ninguna importancia, que es lo más habitual. El perfil de la persona determinará la necesidad de hacer el ECO o no. Si hay sospechas de enfermedades pulmonares, por ejemplo en varones fumadores, el ECO ayudará en el diagnóstico. Si no hay ninguna sospecha, el ECO puede no ser necesario. Como siempre, su cardiólogo es el que tiene que recomendarle si es precisa alguna exploración adicional o no. Las personas con un BRDHH que no tienen patología cardiaca o pulmonar acompañante NO SON ENFERMOS, no necesitan tratamiento ni cuidados especiales, pueden hacer vida normal, incluido ejercicio físico, y en la mayoría de los casos no necesitarán hacerse revisiones periódicas por este motivo. El pronóstico es excelente, es decir, estas personas no tienen más probabilidades de tener enfermedades cardiacas que el resto, insistimos, siempre que se haya descartado una enfermedad previa como causa del “Bloqueo”. El “Bloqueo de la Rama Izquierda del Haz de His” (BRIHH) es menos frecuente. Su aparición en personas jóvenes siempre debe ser motivo de estudio para descartar cardiopatías, generalmente mediante un ecocardiograma y algunas veces pruebas isotópicas. Es más común la asociación de enfermedades cardiacas con el BRIHH que con el BRDHH, pero también hay casos, bastante frecuentes, en que el BRIHH se encuentra en personas “normales”, o al menos en las que no somos capaces de encontrar ninguna enfermedad como causa. En estos casos no hay que hacer nada, simplemente explicarle al paciente que tiene esa “anomalía” en el ECG, para que si alguna vez se lo dicen de nuevo él (ella) ya lo sepa, no se alarme, e informe al médico de que ya conocía su existencia. Por la mayor frecuencia de asociación de enfermedades con el BRIHH, generalmente se recomienda a estas personas que se hagan una revisión periódica, aunque en realidad su existencia aislada TAMPOCO supone una enfermedad, y estos “pacientes” realmente NO LO SON. Como es lógico, existen casos más complejos en los que la aparición de un Bloqueo de Rama si puede tener implicaciones importantes, pero esto suele ser en personas que ya estaban diagnosticadas de una cardiopatía, y, por tanto se escapa al objetivo de este articulo, dirigido especialmente a informar a las personas a las que accidentalmente se les encuentra el dichoso “Bloqueo de Rama” y quieren saber lo que esto significa y la importancia que tiene. Artículo de:   (http://drruizmartinez.blogspot.com.es)

ENFERMEDAD DE PARKINSON

tppp

En muchas ocasiones hemos bromeado acerca del temblor de nuestra mano, de un dedo, o sobre algún tic “gracioso” en el ojo de un amigo. Cuántas veces hemos tenido las “piernas inquietas” antes de un examen o en la antesala de algún evento importante para nosotros. Por no decir los momentos divertidos en los que afirmábamos a nuestro hermano que no podríamos ser cirujanos por el “poco pulso” que teníamos con el brazo extendido en el aire varios segundos, mirándolo sin pestañear como si nos fuera la vida en ello.

Si, en la vida todo es cuestión de enfoques y puntos de vista. Lo que cuando somos jóvenes nos resulta gracioso, con la edad pasa a ser algo “más respetable” y tener cuidado con las expresiones que usamos, pues conocemos más mundo, y somos conscientes de que quién está enfrente nuestra puede ser el “premiado” con alguno de esos “boletos negros” que la vida sortea de vez en cuando.

La Enfermedad de Parkinson (EP o PD en inglés “Parkinson´s disease”) es una enfermedad neurológica que afecta a zonas encargadas del control y coordinación del movimiento y la postura situadas en el sistema nervioso central (SNC)

Debe su nombre al médico inglés que la describió por primera vez en 1817: James Parkinson.

En cuanto a su frecuencia, tengamos en cuenta que afecta a más de un millón de personas en EEUU, más de 1.2 millones de personas en Europa. Más concretamente en España se calcula que existen 150.000 personas afectas. Y cada año se detectan unos diez mil casos nuevos. Debido al progresivo incremento de vida de la población se calcula que en los próximos 20 años se duplicará el número de enfermos de Parkinson, y en treinta años se triplicará.

¿Su causa? ¿Por qué me pasa a mí?

Pues no amigos, hoy aún desconocemos la causa. No se sabe, o lo que es lo mismo en Medicina, decimos que es idiopática, multifactorial. Se plantean muchas hipótesis, desde una hipótesis infecciosas, ambientales, genéticas, y seguramente podemos concluir que se trate de una enfermedad plurietiológica y con la implicación de muchos factores. Donde se mezclan e interrelacionan una combinación de todas las hipótesis estudiadas.

Estudios epidemiológicos han demostrado una relación inversa entre el consumo de café y el riesgo de Enfermedad de Parkinson, sobre todo en no fumadores. El consumo de anfetaminas aumenta el riesgo de Enfermedad de Parkinson. Por el contrario, el consumo de flavonoides (arándanos, pimientos, frambuesas, bayas) disminuye el riesgo, sobre todo en varones. El ejercicio físico mantenido en edades medias de la vida se ha relacionado en varios estudios longitudinales con una menor frecuencia de Enfermedad de Parkinson (Ahlskog, Clínica Mayo).

¿Pero qué es la EP?

Es una enfermedad crónica neurodegenerativa, pertenece a un grupo de dolencias llamadas “enfermedades del movimiento”. Aunque como veremos, la EP es mucho más que una simple enfermedad con trastornos del movimiento.

 Podemos decir, que  el origen de la enfermedad se debe a la lesión y destrucción de unas neuronas del SNC que producen DOPAMINA (DA, neuronas dopaminergicas) por lo que los niveles de este neurotransmisor se ven disminuidos.

Esta enfermedad afecta a unas zonas del cerebro, las más importantes son las llamadas “Sustancia negra” (así llamada, porque posee ciertas neuronas productoras de melanina que le dan un color oscuro) y el “núcleo estriado”. Donde como decíamos antes, se ven muy descendidos los niveles del neurotransmisor dopamina. Así mismo, también se sabe que en la producción de esta enfermedad, hay una proteína que se acumula en determinadas zonas del SNC: la alfa-sinucleina. Una proteína que por decirlo en términos de andar por casa, se acumula de forma patológica formando agregados, que dificultan la acción de otras. Destruyendo las neuronas que producen la dopamina.

¿Temblor = Parkinson?

Pues no. Aunque resulta atractiva la idea de pensar que así sería más fácil el diagnóstico de la enfermedad saltándonos todos los diagnósticos diferenciales y posibles patologías. “No todo lo que tiembla es Parkinson” Como hemos comentado, la EP es mucha más que un temblor.

¿Cómo lo reconocemos? ¿Cómo se manifiesta?

Pues bien, son muchos y variados los signos y síntomas de esta enfermedad. Es una dolencia que afecta con gran severidad a la vida del paciente, así como a su familia y seres queridos. Para que nos hagamos una idea, casi el 50% de los afectados por la EP, sufren depresión y trastornos de ansiedad a lo largo del proceso.

En cuanto al cuadro clínico podríamos “separar” de una forma clara y didáctica:

Síntomas inespecíficos –> cuadro clásico característico –> otros síntomas.

Ya que la EP abarca desde manifestaciones motoras, otras “no motoras” y además de “premio” manifestaciones neuropsiquiátricas.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Acinesia: Se define como la falta de iniciativa o lentitud para efectuar movimientos. Se manifiesta sobre todo en la ejecución de movimientos finos como abrocharse botones, atarse los cordones de los zapatos, o en la ejecución de movimientos repetitivos, como batir un huevo o afeitarse. Es la responsable de la inexpresividad facial. Lo mismo que de las alteraciones del lenguaje (habla monótona y disártrica) a lo que contribuye la rigidez y temblor de la lengua.La persona tiene dificultad para iniciar y terminar una acción. Así, tiene dificultad para empezar a andar, y para detenerse una vez se encuentra caminando.

En etapas avanzadas, la actitud del cuerpo es rígida; este se inclina hacia adelante y cada movimiento que realiza es lento y más o menos incompleto. Se produce una disminución de los automatismos (disminución del balanceo de brazos en la marcha)

Rigidez: Es un estado continuo de tensión y firmeza muscular que dificulta el desplazamiento de las articulaciones. Cuando además existe temblor, la rigidez parece saltatoria, como “en rueda dentada”. La hipertonía de reposo fija la postura general en flexión.

Temblor: Es otro de los signos característicos de la enfermedad y es producido por contracciones alternativas de los músculos agonistas y antagonistas (músculos con acciones opuestas) de una articulación. El temblor clásico suele afectar a los dedos de la mano provocando movimiento típico del pulgar sobre el resto de los dedos en forma de “contar monedas”. Suele aparecer en reposo y cede durante la realización de una acción voluntaria con el miembro. Aumenta con la emoción y el estrés y cede completamente durante el sueño. Suele afectar a las extremidades superiores, uni o bilateralmente y más raramente a las inferiores, cabeza o tronco. Es característico del comienzo de la EP que el temblor se inicie en una mano, para seguir después en la pierna del mismo lado, antes de afectar a las extremidades del otro lado.

Inestabilidad postural: La acinesia y la rigidez son los elementos causantes de la inestabilidad. No se da en las fases iniciales de la enfermedad; pero son muy frecuentes en la evolución. El enfermo adopta una actitud general en flexión y tiene dificultad para detenerse cuando se le ordena que pare (propulsión). Suele existir cierta dificultad para iniciar la marcha con titubeo de comienzo y pasos muy cortos (festinación), en ocasiones con aceleramiento de la marcha como si no pudieran detenerse (caminan “detrás” de su centro de gravedad). Tras algunos años de progresión hasta el 60% de los pacientes pueden presentar el fenómeno de “freezing” o congelación, en el que durante la deambulación o al intentar iniciarla sienten como si tuvieran los pies pegados al suelo.

Otros síntomas son: la seborrea, hiperhidrosis, trastornos vesicales, trastornos en la escritura (micrografía) y en la voz (bajan el tono de la voz al final del discurso), la depresión, ansiedad, demencia, sialorrea, problemas de digestión, estreñimiento…y un largo etc.

¿Se cura? ¿en que se basa el tratamiento?

Por desgracia no, no tiene cura. Pero desde hace ya varias décadas, gracias al avance de la ciencia y de los tratamientos farmacológicos, se ha conseguido alargar la vida de estas personas, y sobre todo, se ha conseguido darles mejor calidad de vida.

El tratamiento se basa en aumentar los niveles de dopamina, de los que hablábamos anteriormente que están afectados, y por otro lado, intentar que la destrucción de este neurotransmisor será menor. Así de estas ambas formas (Subir la producción, bajar la destrucción) conseguimos que los niveles sean mayores y más constantes.

El fármaco estrella es la LEVODOPA (sube niveles de dopamina) asociado a otros fármacos que disminuyen la destrucción de la dopamina (la carbidopa (Sinemet®) o la benserazida (Madopar®))

El problema de la levodopa y de otros fármacos que se emplean, es que “agotan” su efecto “bueno” o contra la enfermedad, y generan en la persona abundantes efectos secundarios (uno muy frecuente las discinesias, que son movimientos anormales en las extremidades y en la cara). Y cada vez se tienden a emplear otros fármacos con efecto similar a la levodopa y menos efectos secundarios.

(*Nota: el arsenal de fármacos empleados en la EP es muy grande, aquí solo nombro algunos medicamentos, obviamente no todos los grupos empleados)

 

Día mundial del Parkinson 11 de abril.

Símbolo del Parkinson: aunque no hay un único símbolo o “logo” aceptado. Hay gran aceptación en “el tulipán del Parkinson”. “Hoy en día el tulipán evoca una imagen de esperanza que florece cada primavera a la espera de una solución para esta enfermedad. Desde 1995 las Asociaciones de enfermos cuentan con el tulipan como símbolo de la enfermedad de Parkinson.” (Asociación de Parkinson de Salamanca)

tp

Biografía y fuentes de información:

  • Medicina Interna de Harrison.
  • Medicina Interna de Farreras.
  • Neurología de Zarranz.
  • Sociedad Española de Neurología.
  • Asociación Salmantina y Española de la Enfermedad del Parkinson.

¿Varices?

Las “temidas” varices de las que todos escuchamos hablar y sobre todo en épocas de “enseñar las piernas” no son ni más ni menos que nuestras venas. Las cuales se encuentran dilatadas, ensanchadas, y a medida que aumentan su diámetro se retuercen de forma sinuosa (a modo de “nudos”) que a la larga si no se resuelven nos darán problemas de salud pues dificultan que la sangre vuelva correctamente al corazón. Siendo las piernas el lugar por excelencia donde con más frecuencia aparecen.

Hoy en día se estima que el problema venoso que originan las varices de forma continuada con el tiempo (insuficiencia venosa crónica) afecta en torno al 21-30% de los adultos jóvenes y a casi la mitad de las personas mayores de 50 años.

Las varices son mucho más frecuente en las mujeres que los hombres (relación 5:1), calculándose que afectan a 1 de cada 5 hombres y al 80% de las mujeres.

La mayoría de las personas jóvenes con varices consulta a su médico más por los inconvenientes estéticos que por los problemas de salud que pueden conllevar. Sí, es cierto que las varices a parte de un problema de salud, se han convertido en un problema estético en nuestros tiempos y en la sociedad de “la buena imagen corporal” en la que nos movemos.

Existen ciertos factores de riesgo que favorecen la aparición como el sobrepeso y la obesidad, la inmovilidad prolongada y el sedentarismo, el estreñimiento, los antecedentes familiares de varices, el calor y la exposición al mismo, el uso de prendas muy ajustadas, la toma de determinados fármacos como anticoncepticos orales (muy en boga hoy día no solo por problemas de salud que los hacen necesarios, y sí por el uso indiscriminado como método anticonceptivo) y, el embarazo en el caso de las mujeres.

¿Cómo sospechar?

Todos deberíamos estar alerta ante la aparición de síntomas iniciales como son la pesadez de las piernas y el cansancio de las mismas, los molestos calambres y hormigueos y, sobre todo la hinchazón. Muchas veces pasan desapercibidos y no les damos importancia hasta que el problema se hace visible (es un “sine qua non humano”, hasta que no las vemos, no creemos tenerlas”) y perdemos un tiempo muy valioso para evitar la evolución y encontrar la solución adecuada.

¿Cómo son?

“Haberlas haylas”, y de todas las formas, tamaños y colores. Desde las menos molestas para la salud pero que “estorban” a la vista como son las telangiectasias (conocidas como “arañas vasculares”) que adquieren diversas formas (de “arañitas, en tira de cohetes o filamentos de escoba”) y que se manifiestan por la típica sensación de malestar en las piernas, pesadez y/o algún calambre pasando inadvertidas (nos dan la sensación de pensar: “ya se irán” y les restamos importancia, craso error). Pero como los hijos, estas van creciendo y nuestras arañitas crecen y empiezan a retorcerse y dilatarse más dándonos las varices reticulares que ya hacen prominencia sobre la piel, se ven bien marcadas y hacen relieve sobre nuestra piel. Este tipo de varices ya pueden complicarse con alguna flebitis, pudiendo incluso llegar a sangrar. El siguiente paso es que se afecten más venas y en mayor profundidad, lo que provoca grandes dilataciones y tortuosidades constituyendo varices tronculares, no son más que varices que no han sido debidamente tratadas en sus fases previas y ahora si son un grave riesgo de salud (predisponen a úlceras venosas, trombosis venosas…)

¿Qué hacer?

Como todo, lo esencial es la prevención. Así pues podríamos decir que el tratamiento de las varices se puede clasificar en 3 aspectos: tratamiento conservador, la esclerosis y la cirugía.

Los métodos conservadores son esenciales pues parten de la base de medidas higiénico dietéticas como es la prevención a través de una correcta alimentación, evitar el sobrepeso, la sedestación e inmovilidad, el uso de calzado cómodo, no emplear prendas muy ajustadas, elevar las piernas por encima del plano del corazón para favorecer el retorno venoso, evitar la exposición excesiva al calor, y sobre todo, el ejercicio físico (existen múltiples ejercicios a realizar y que favorecen la bomba muscular, el retorno venoso y como resultado la prevención, mejora y tratamiento de las varices).

Medidas complementarias serían el empleo de “medidas de compresión” como las famosas y conocidas por todos medias compresivas y bajo prescripción médica el empleo de algunos fármacos (venotónicos, vasodilatadores periféricos, antiagregantes…)

En definitiva evitar los factores que favorecen la aparición de varices.

El siguiente paso del camino sería la esclerosis. Esta medida no es más que la inyección en las venas varicosas de medicamentos para fibrosar, esclerosar las venas afectadas de varices para anularlas y así hacerlas desaparecer. Actualmente existe una técnica de esclerosis “en espuma” pero que ha de realizarse en quirófano y con un buen control médico. También está en auge el empleo de técnicas endovasculares con láser, basadas en la introducción de un catéter en el interior de la vena varicosa y provocar su cierre a través de la emisión de calor por el láser. Y por último tendríamos la opción de la cirugía que tanto ha avanzado y ofrece diversas posibilidades (desde la flebectomía parcial hasta las safenectomías clásicas). Técnicas obviamente que deben ser realizadas en quirófano y bajo manos expertas que aseguren un buen resultado y evitar las complicaciones de toda cirugía.

En definitiva, las varices constituyen un problema de salud (médico y estético) muy frecuente en nuestras vidas. Lo esencial es saber reconocer los síntomas iniciales y saber cuándo acudir a nuestro médico.

               “Nunca olvidemos, que quién no previene…accidentes tiene.”

La Medicina para todos.